Las viviendas pasivas suponen una revolución en el ámbito de la eficiencia energética en la edificación, pudiendo reducir los consumos energéticos en hasta un 90% respecto a una vivienda tradicional, con su consiguiente reducción en la factura energética.

El Estándar passivhaus empezó en Alemania en la década de los 90 y es uno de los más exigentes a nivel mundial en cuanto a restricción de consumos energético en la edificación. Este es un sistema homologado y ampliamente testado, con grandes ventajas tanto en climas fríos como calurosos y está ya presente en más de 50 países.

El sector de la edificación es uno de los grandes contaminantes y emisores de CO2 a nivel mundial, contribuyendo con un 30% del consumo energético global y un 28% de las emisiones de CO2. La protección del medio ambiente es una tarea que nos incumbe a todos y que, de una manera u otra, debemos de colaborar a protegerlo.

 

5 PRINCIPIOS BÁSICOS

 

Esto son los 5 principios básicos que definen a un edificio pasivo:
1, Buen aislamiento térmico en toda la envolvente, que evite las pérdidas energéticas en invierno y las ganancias excesivas en verano.
2, Hermeticidad al aire, exigiendo un máximo de infiltraciones de aire en el edificio. Se hacen las pertinentes comprobaciones por agentes externos con el test blower door ( en otro artículo hablaremos de él).
3, Ausencia de puentes térmicos, puntos débiles de la envolvente donde se pierda calor o frío.
4, Carpinterías de altas prestaciones, con vidrios y marcos de alta calidad que eviten las pérdidas térmicas y garanticen su hermeticidad.
5, Intercambiador de calor, sistema que va a actuar como el pulmón de la vivienda y que va a permitir renovar el aire interior continuamente a la vez que preservar las condiciones térmicas del mismo.

 

VENTAJAS

-Temperaturas estables todo el año, que varían entre 20º en invierno y 25º en verano.
-Calidad del aire interior, debido a su renovación continua, eliminando las altas concentraciones de CO2 y las impurezas en el aire con unos filtros que llevan incorporados el intercambiador de calor.
-Humedad interior controlada, con lo que se evitan posibles condensaciones superficiales y aire demasiados seco.

En resumen, llevan consigo asociado un confort interior.

 

COSTES

Las viviendas passivhaus no deben de estar asociados a un alto sobrecoste de construcción. Actualmente se calcula un sobrecoste de un 5% respecto a una vivienda convencional, pero este podría ser encajado dentro de un presupuesto convencional haciendo un equilibrio de gastos en el conjunto de la vivienda y estableciendo prioridades.
Este mínimo sobrecoste es de fácil amortización en los primeros años de uso de la vivienda con los grandes ahorros energéticos que se obtiene.

 

CAMPOS DE APLICACIÓN

El estándar passivhaus puede ser de aplicación tanto en vivienda de nueva construcción como en reformas de viviendas existentes (llamado enerphit). Existen tres niveles: clasic ,plus y premium (hablaremos de ellos en otro artículo).
En cuanto a escalas, se puede aplicar tanto a edificios de pequeña escala como a grandes edificios. Este es el caso de la torre bolueta en el Pais Vasco, un rascacielos de 88 metros de altura, siendo este el edificio passivhaus más alto del mundo.

 

MATERIALES

EL estándar Passivhaus no hace restricciones en cuanto al uso de materiales o estilos concretos. Se hace un estudio pormenorizado de todos los componentes de la envolvente  para comprobar que todos ellos trabajando en conjunto cumple con el balance energético exigido y las condiciones de confort interior.

 

Nos vemos en el siguiente mini-artículo el próximo  viernes  .¡Esperamos que os resultara de interés!.